“Si donás tus órganos podés salvar entre 10 y 14 vidas”, Donar órganos salva vidas

“Si donás tus órganos podés salvar entre 10 y 14 vidas”, Donar órganos salva vidas

Locales
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Medio Grande Más grande
  • Defecto Helvetica Segoe Georgia Times
anuncio

La importancia de la donación de órganos es un tema siempre destacable. El CUCAI es el Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes que, en la provincia se encarga de todo lo referido al proceso que rodea un donante. Desde allí nos cuentan cómo se trabaja en conjunto con los centros regionales y nacionales para salvar vidas.

 

El doctor Christian Dellera contó a Infoqom que “El CUCAI Centro Único Coordinador de Ablación e Implantes, es el ente que depende del Ministerio de Salud Pública que se encarga de coordinar todas las actividades en cuanto a lo que es la fiscalización, docencia y actividad de todo lo referido al proceso que rodea a un donante, al igual de lo que es la gestión de listas de espera, garantizando el acceso de todas las personas, en el caso nuestro, de la provincia del Chaco. A su vez, el INCUCAI es el ente Nacional que trabaja en red con cada uno de los CUCAI provinciales”.

¿Cómo funciona en el Chaco?

“En la provincia tenemos dos equipos de trasplante públicos: lo que es trasplante renal con una experiencia ya casi de once años, trasplante de hueso con una experiencia de más de cuatro años. A su vez en el privado tenemos equipo de trasplante privado de huesos y en el Hospital Perrando estamos próximos, que es un objetivo que tenemos para el año que viene, de lograr nuevamente un equipo de trasplante de córneas que va a tener un alcance regional, transformándose el Hospital Perrando en un Centro de Trasplante de Córneas para los demás hospitales y pacientes públicos de la región litoral”, relata.

Transparencia

“Una de las fortalezas que tiene el sistema de donación y trasplante nacional, es la trasparencia. Es por eso que a cada paciente que forma parte de una lista de espera, se le entrega una clave de acceso, por la cual puede ver sus movimientos y las distintas gestiones para de alguna manera fiscalizarnos a nosotros y frente a cualquier inquietud, ellos tienen la misma información que tenemos nosotros”.

“Uno tiene que entender de que el donante puede ayudar a muchas personas y esos individuos que van a ser ayudados depende de lo que sean los grados de compatibilidad y emergencia de las listas de esperas.

Las listas de esperas son únicas, entonces por eso que, frente a un donante, siempre hay una coordinación local y por sobre todo nacional.

El Chaco forma parte de la región litoral ya que estamos con Misiones, Corrientes y Formosa en las cuales, frente a un donante, se establecen las listas de espera de prioridades y siempre la van a tener los más graves, los pediátricos, es decir las edades menores, y obviamente criterios de regionalidad o de localía. Siempre van a tener prioridad los más compatibles de la provincia, si no hay compatibles en la provincia, los compatibles de la región y después los compatibles de la nación”, señala el Director de CUCAI.

“Las listas de esperas son únicas, siempre van a estar supeditadas a los criterios de compatibilidad de cada uno de los donantes y el trabajo en red es contínuo, ya sea en la provisión de insumos, en la coordinación y traslado de equipos y hasta incluso de recursos humanos” destaca.

Efecto Pandemia

“La pandemia afectó, tuvo un impacto no sólo en Argentina, sino que, en todo el mundo, pero principalmente por lo que se debía a la adecuación de los protocolos de bioseguridad. Nosotros hoy sabemos que una persona inmunocomprometida como son los trasplantados o los futuros trasplantados tienen cinco veces más riego de fallecer si se infectaran de coronavirus, entonces en las curvas de aprendizaje se fueron adecuando los protocolos y son lo suficientemente estrictos, como para que eso implicara tratar de garantizar un cien por ciento de seguridad y eso directamente impactaba en la cantidad de donantes que uno podía llegar a tener”, aseguró.

“Hay que recordar, además que en el principio de la pandemia las fronteras estaban cerradas y no se podía ingresar a las provincias, no todas ellas tenían la misma situación epidemiológica y a su vez dentro de las provincias había distintas realidades como nos pasó a nosotros en el Hospital Perrando y el área metropolitana.

Todo eso hacía condicionantes que los posibles donantes que estaban en capacidad o en otro momento podrían haber sido teníamos que extremar los recaudos y no solamente limitado a lo que era la detección de PCR para Covid sino que era todo un contexto epidemiológico que se extendía incluso al personal que lo asistía.

Hubo no un descenso sino un parate en la actividad de la donación, se pudo mantener en cifras menores a lo que fue el año 2019 pero se tuvo una actividad. En el caso nuestro tuvimos un donante antes del cierre de la pandemia y después por la situación epidemiológica de la provincia no tuvimos, este año ya con un esquema consolidado de vacunación, la disminución de casos y la saturación que ya no está en todo el sistema, prácticamente está normalizándose”, explica el Dr. Dellera.

“En lo que va del año llevamos cinco donantes de órganos, el cien por ciento fueron en el ámbito del Hospital Perrando que hoy sigue siendo el centro de referencia para el manejo de los pacientes neurocríticos y con el gran condicionante que era algo que no ocurría el año pasado que hoy están plenamente sectorizados los pacientes covid y los no covid”.

Campañas de Donación

“Las campañas de donación siempre tienen la particularidad de que es un tema difícil de abordar, por eso siempre tratamos de trabajar con ONGs, colaboradores o en su defecto somos nosotros los que participamos de las capacitaciones.

Afortunadamente tenemos una red de colaboradores a lo largo de toda la provincia, en las cuales nos permiten llevar la dinámica de actividades que en un momento eran presenciales, el año pasado tuvimos muy buena respuesta y muy buenas experiencias en cuento a la capacitación por formato virtual”, destacó el Dr. Dellera.

“También, tenemos un trabajo con un grupo de docentes del área metropolitana, a su vez de desarrollos pedagógicos nos ayudan e insertan la temática de la donación y trasplante en lo que es el área de ciencias naturales.

Antes del cierre del año tenemos una invitación para abordar la temática de donación, pero ya con alumnos del último año de la secundaria, son aspectos bioéticos, con ellos se trabajó en aspectos médicos y cuestiones relacionadas a lo que es el operativo de donación y ahora tomamos un curso más a lo ético, a la parte filosófica y hasta incluso legal y jurídica de lo que es la muerte cerebral”, continua.

“Las campañas obviamente son contínuas, periódicas, incluso en pandemia, estamos trabajando de forma virtual con muy buenas repercusiones, cada vez es más frecuente la participación y la intervención de alumnos, en ferias de ciencias hablando de la importancia de ser donantes, con experiencias nuestras que atravesaron todas las edades, desde el nivel inicial hasta secundaria o incluso carreras de posgrado como fueron Licenciatura en Comunicación, el área de los Visitadores Médicos, la carrera de Abogacía, o la carrera de Escribanía”, indicó.

Proceso de listas de espera en la provincia

“Una persona que tiene indicación de trasplante es evaluado por su médico de cabecera, por ejemplo, una lista de corneas lo ve un oftalmólogo, como no tenemos equipos de trasplante en la provincia, es derivado a alguno de los centros de Buenos Aires, donde confirman que efectivamente se trate de una patología pasible de trasplante porque no todas las causas de ceguera son pasibles de trasplante.

A partir de ahí se inician una serie de gestiones tendientes a, por un lado, hacer los estudios clínicos, porque esto es una especie de pre quirúrgico en cuanto al estado del paciente para someterse al procedimiento.

Todo lo que sea cuestiones a las autorizaciones, si el paciente cuenta con obra social o no, en este sentido hay que aclarar que todas las personas tienen equidad para formar parte de una lista de espera que no está condicionada a la obra social que tenga, incluso a los pacientes de hospitales públicos, el financiamiento está a cargo del Ministerio de Salud Pública o en el caso de los demás pacientes lo que es Incluir Salud.

A partir de ahí se inician las gestiones en caso de confirmar el paciente forma parte de una lista de espera, aguardando que aparezca el órgano o el tejido más compatible”, describe el responsable de CUCAI.

En cuanto a cualquier tipo de ayuda psicológica que las familias del donante puedan requerir aseveró: “Nosotros nos encargamos del acompañamiento psicológico, puntualmente soy el que coordino todo lo que es la intervención de la familia en el momento del duelo y nosotros a su vez tenemos el acompañamiento periódico de las familias. En su momento teníamos un equipo de psicólogos, pero por distintas vicisitudes es realizado por el equipo”, agrega.

“Siempre se dice la frase donar órganos es donar vida, pero hay que entender eso, hoy una persona puede ayudar a entre 10 y 14 personas"

"Uno tiene que entender de que la donación aparece en un momento difícil en el cual se acaba de decretar el fallecimiento, pero si se permite la donación de órganos del fallecido esa persona puede trascender más allá de ese momento y es el consuelo que hace casi 20 años que estoy en CUCAI

Es la experiencia de esas familias nos dicen, sabemos que nuestro ser querido no se fue del todo, porque es así la frase que ellos usan y que hoy sigue viviendo en unas tantas personas es una forma de revalorizar el proceso de duelo y de hacerse una idea de que en algún lugar del país su ser querido sigue viviendo.

Hoy afortunadamente lo entendieron, el contacto que tenemos con los familiares es continuo, siempre nos ponemos a disposición de lo que se necesite, llegado el caso que nosotros consideremos que necesita una ayuda profesional los vinculamos con cada uno de los profesionales para llevarlos cuanto antes al mejor grado de bienestar”, concluyó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sidebar

Lo más visto en los últimos...