La Narcobanda Judicial y de Fuerzas de Seguridad, tenía como cabecilla al ayudante de Narcomenudeo, Ariel Peña

La Narcobanda Judicial y de Fuerzas de Seguridad, tenía como cabecilla al ayudante de Narcomenudeo, Ariel Peña

Judiciales
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Medio Grande Más grande
  • Defecto Helvetica Segoe Georgia Times
anuncio

Infoqom tuvo acceso al expediente donde constan las pruebas que implicarían al ayudante del Fiscal Ariel Peña quien trabajaba con Gendarmería, Policía Federal y Policía del Chaco, armaban los procedimientos y secuestraban la carga, haciendo legal una parte y sustrayendo otra parte para comercializar la droga hurtada. Una radiografía de la Narcobanda Judicial y de Fuerzas de Seguridad que hizo esconderse a los Ministros del Superior Tribunal de Justicia que nunca dieron la cara frente a tamaño delitos que ocurrían frente a sus narices. 

 

Según las declaraciones “el material incautado legalmente, no sería el total del hallado al momento del procedimiento, por lo que no descarta que el faltante podría haber sido entregado por los intervinientes al Ayudante”.

Mantenía una activa participación junto al personal del Grupo Operativo de Investigaciones y Procedimeintos de Gendarmería Nacional (GOIP) y del alférez Enzo Gabriel Aguirre, destacándose que en ambas situaciones se habla de mayor cantidad de estupefacientes que aquel que fue realmente secuestrado, presumiendo que no se habría secuestrado el total de lo hallado, sino que una parte podría haberse sustraído para luego comercializarlo.

En relación al deteniendo Geréz, presumen que este podría haber llegado al lugar (San Expedito) en la camioneta Toyota Hilux Roja junto con Fernando Gonzalez alias "Chupachichi", quien según lo plasmado en los informes de patrulla, se habría dado a la fuga, de esta manera podría haber abandonado a Geréz, con los paquetes de cocaína.

La diferencia entre la cantidad de estupefacientes consignada en el acta de procedimiento y aquella que efectivamente habría existido, surge además con razonable claridad a partir del intercambio de comunicaciones entre Aguirre y Boituzat, donde el primero expresa cierto temor ante su próxima declaración testimonial, como así frente aquello que pudiera declarar el detenido (que los gendarmes salieron de la maleza y que eran tres panes y solo se secuestró uno).

Por otro lado, la presencia de Peña en el lugar y momentos previos al hecho, representa una irregularidad que no fue razonablemente justificada.

Nótese que el GOIP realizó el procedimiento en el marco de una investigación ordenada por el Juzgado Federal de Presidencia Roque Sáenz Peña, por lo que no habría motivo que justifique la intromisión del Ayudante Fiscal del fuero de Narcomenudeo de la justicia ordinaria, menos aún la reunión previa mantenida con los integrantes del GOIP.

Nota relacionada: https://infoqom.com.ar/index.php/deporte/18099-narcomenudeogate-niremperger-dicto-prision-preventiva-con-arresto-domiciliario-con-tobillera-electronica

La llamativa intervención del Ayudante Fiscal

 

Peña en el marco de un procedimiento ajeno a su jurisdicción y la fecha en la que se dio el hecho, toda vez que -según información aportada por la fuerza de seguridad - el expediente de mención se encontraba paralizado desde hacía meses atrás.

La intervención de Peña, en connivencia con los agentes del GOIP y el agente Enzo Aguirre, se puede apreciar toda vez que de la extracción de información de los teléfonos celulares se pudo constatar que Noguera compartía información privilegiada a su superior Marangón; que Ariel Peña sería la persona que estaría articulando el movimiento de sustancias estupefacientes, muy probablemente a través de un instigador de hecho.

Todo esto se cristaliza considerando no solo la información enviada por Noguera a Marangón mediante audios -detrás de los cuales se encontraría Peña-, sino también mediante fotografías que él mismo detenido y transportador de estupefacientes enviaba a una persona y las harían circular entre ellos, al punto de hacérselas llegar al superior Marangón.

También se puede apreciar la intervención de Enzo Aguirre, toda vez que Noguera le habría enviado fotografías del transportista dándole indicaciones de dónde deberían interceptarlo.

Otra conversación que no deja lugar a dudas de la participación de Ariel Peña, y sus vínculos con los agentes de las fuerzas mencionados, surge de la conversación mantenida entre el Alférez Enzo Gabriel Aguirre y su concubina Jesica Yanina Aguilar, el día 27 de junio del 2021, donde ella le pregunta por los integrantes del GOIP, Aguirre le responde que estaban todos y agrega que el fiscal pagó unos “choris”, comió y se metió a su auto. Luego pasadas unas horas, Aguilar le preguntó a Aguirre si el Ayudante Fiscal se había ido, respondiendo Aguirre que sí.

La conversación es elocuente en sí misma, Ariel Peña sería quien diagramó el procedimiento, y se encontraba reunido ese mismo día con los agentes que lo realizaron compartiendo una cena.

Ariel Peña, tal y como se planteó en la hipótesis delictiva, habría sido quien organizó la intercepción, con los miembros del GOIP y Enzo Aguirre.

Se vuelve a repetir un patrón distinto al recorrido cotidiano que Ariel Peña, que altera su conducta y se traslada dos días continuos a la localidad de Villa Rio Bermejito y cercanías, también se encontraba conforme lo aportado por la antena el abonado número 3786518362 (Patricia Giménez) y el día 13/07/21 también lo ubica la antena al abonado 3644624454 (Noguera).

Hay una imagen gráfica desde Google Earth, donde se expresa el movimiento de Peña, los días 13 y 14 de julio del 2021, lo que se manifiesta en color rojo corresponde al día 13 de julio mientras que el verde corresponde al día 14 de julio, coincidente con un procedimiento que realizó el grupo operativo de investigación policial GOIP, al margen del Río Bermejo a la altura del Paraje Las Bravas, con el secuestro de estupefacientes sin detenidos.

Nuevamente se puede apreciar, en base a la actividad probatoria llevada adelante en relación a este procedimiento, que existen serios indicios de que se trataría de procedimiento fraguado, con participación activa de los integrantes de las fuerzas de seguridad, en este caso de la Gendarmería Nacional y Ariel Peña.

En primer lugar, se pueden advertir movimientos anómalos de quien encabezaría la asociación ilícita, Ariel Peña; quien realizó dos viajes a una localidad de la provincia de Formosa que no serían parte de su recorrido habitual, justo antes de que se diera el procedimiento de mención.

Resulta necesario aquí recordar que, de la hipótesis delictiva inicial que diera origen a esta investigación, surge que la asociación comandada por Peña se abastecería -entre otras formas- mediante compras directas a un proveedor de la provincia de Formosa.

Además de ello, se puede apreciar también la participación de Aguirre, Boituzat y Giménez en el procedimiento, lo cual, analizado en el contexto que se examina brinda una pauta de que podría tratarse de otro procedimiento “armado”, con los objetivos ya descritos.

Ello se corroboraría a partir de la declaración del propio agente Gareca, quien declaró que el personal que integraba el GOIP del Escuadrón 1 “Roque Sáenz Peña” habría participado del armado de un procedimiento “NN”, concretamente aquel que fue realizado el 14 de julio del 2021.

En este caso se sospecha se habría realizado un movimiento de estupefacientes muchísimo mayor, concretamente de alrededor de 100 kilogramos, de los cuales se habría deducido alrededor de 16 kilogramos para realizar este “procedimiento N.N.” como denominan las fuerzas de seguridad.

Cabe tener presente lo manifestado por la fuerza en su informe ÑQ 2074/59, ocasión en la que se sostuvo que: “Nuevamente, y al igual que en los procedimientos de fecha 17 de mayo y 27 de junio del año 2021, para el caso del procedimiento del 14 de julio del 2021, se detecta que habría tenido algún tipo de participación el Ayudante Fiscal Ariel Adrián Peña, debiendo destacar que con un mes de anticipación se hablaba de realizar un procedimiento de 100 kilos con secuestro presuntamente de estupefaciente, pero finalmente se secuestró un poco más de 16 kilos de cannabis sativa.

Teniendo presente estas consideraciones, los desplazamientos de Ariel Peña, la participación de los imputados pertenecientes a las fuerzas de seguridad, la antelación con la que hablaban de realizar un “procedimiento grande”, los investigadores consideran que existen razonables elementos para corroborar la hipótesis sostenida en relación a este procedimiento.

Procedimientos de fechas 10 y 16 de junio del año 2021

En tales fechas se dieron dos procedimientos de mayor envergadura, que fueron llevados adelante por la División de Microtráfico con asiento en la localidad de Presidencia Roque Sáenz Peña, a cargo del imputado Héctor Mateo López, junto con Ariel Peña.

Para contextualizarlos, me remitiré al origen de la hipótesis delictiva, conforme la declaración del agente Brian Carlos en base a lo manifestado por el “Informante 101”, en los siguientes términos:

“El informante me manifestó en el mes de julio del año 2021 que, el Ayudante Fiscal Ariel PEÑA estaría trabajando en conjunto con la policía de Microtráfico de Drogas Sáenz Peña, operarían en la zona del norte de la provincia del Chaco y habrían realizado un procedimiento en esa zona”.

Anteriormente a ese procedimiento mencionado, habrían llevado a cabo otro procedimiento de 140 kilos aproximadamente de marihuana, en la localidad de Castelli, donde habrían allanado un domicilio de una femenina de nombre Cintia, agregando que de alguna manera Peña tomó conocimiento de que esa mercadería estaba acopiada en el domicilio de la ciudadana y por ello habría organizado para que Microtráfico irrumpiera el domicilio, añadiendo que la sustancia era más de 230 kilogramos de marihuana, de los cuales solo secuestran un aproximado de 140 kilos.

El 10 de junio posterior al allanamiento citado, Ariel Peña comparte en su estado de WhatsApp una fotografía donde posa junto a López y otros efectivos policiales, mostrando numerosos paquetes rectangulares que por sus características se trataría de la sustancia secuestrada.

Además de ello se supo que lo registraron a través del expediente policial N130/358-176-E/2021, tomando intervención primeramente la Fiscalía Antidrogas Nro. 1 y no la Justicia Federal.

Pruebas extraídas del celular de Marangón: "el fiscal tira buenos datos"

En base a una comunicación entre la sargento Patricia Giménez, y el Ex Jefe de Escuadrón Comandante Principal Cristian Daniel Marangón, extraída de la pericia realizada sobre el teléfono celular de éste último, en el marco de la causa FRE 3679/2021 (informe ÑQ 1-2074/54): el análisis del teléfono de mención advirtió un mensaje de la Sargento Giménez Patricia, que contenía una minuta de la policía de la provincia de Chaco, sobre un allanamiento realizado en Juan José Castelli, en el cual se llevó a cabo el secuestro 126 kilos de marihuana y la detención de una mujer. Ante ello la respuesta de Marangón a Giménez es que sacaron 0, por no hacer ellos (GOIP) el procedimiento, respondiendo Giménez “el fiscal tira buenos datos”.

A partir de ello, presumen los investigadores que quien manejaba la información de los 126 kilos, sería el Fiscal que menciona Gimenez, pudiendo ser el mismo Ayudante Fiscal Ariel Peña.

Adicionalmente, el funcionario declaró que tanto los mensajes de Boituzat con Aguirre y de Marangón con Giménez surgieron el 10 de junio, resaltando el mensaje reenviado que dice “100 seguro”, que recibe Aguirre de parte Boituzat, podría ser que fue enviado por algún informante o el mismo fiscal que menciona Giménez.

El informe en cuestión concluye que el GOIP no habría querido intervenir en el procedimiento, ya que Giménez le decía a su jefe que ellos tenían para hacer ese procedimiento, entendiendo que Peña se los habría ofrecido, pero ellos (GOIP) no aceptaron debido a la ausencia de Marangón y Aguirre.

Concluyendo de esta manera que el procedimiento en sí, fue como lo habría expuesto el informante, que Peña, de alguna manera había tomado conocimiento de que esa sustancia estaría en el domicilio de Cintia, buscando hacerlo con alguno de los integrantes de su organización.

También consta en los registros de sus antenas que horas antes del procedimiento, tanto Peña como el Policía Federal, Héctor Adolfo Gay, fueron captados en la localidad de Juan José Castelli, es decir, Peña podría hacer conocer la información que manejaba a las tres Fuerzas con las que se lo vincularía.

No obstante, en esta oportunidad habría decidido realizarlo con López, quien hasta ese momento era el jefe de la División Microtráfico de Sáenz Peña, es decir con el que lleva un grado más alto de confianza, posando posterior al procedimiento para una fotografía entre un grupo de personas (policías) López y Peña.

¿Cómo nace la investigación? El informante 101

Esta causa inició en virtud del Requerimiento de Instrucción presentado por la Fiscalía Federal en fecha 30 de septiembre de 2021, donde se formalizó una investigación que se venía llevando a cabo por la Fiscalía de Primera Instancia ante este tribunal y la Procuraduría de Narcocriminalidad del Ministerio Público Fiscal de la Nación, con asistencia de la Unidad de Investigación de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales “Sáenz Peña” de Gendarmería Nacional.

Las actuaciones se llevaron adelante a efectos de investigar la posible comisión de delitos previstos en la ley 23.737 y determinar la existencia, circunstancias y responsabilidades de un grupo de personas que integrarían una organización criminal, según lo declarado por quien fue registrado como el “Informante N° 101”.

Se especula, que las operaciones de comercialización de drogas ilegales de Peña y la banda, eran de tal magnitud que se convirtió en una fuerte competencia” a los tradicionales narcos y dealers. En base esto, también se sospecha que los narcos sintiéndose afectados por la "competencia desleal" de la organización Judicial y de Fuerzas de Seguridad, son quienes aportaron datos y denuncias anónimas.

¿Cómo funcionaba la banda?

Tal informante hizo mención a la existencia de una organización criminal dedicada, entre otras actividades, a la comercialización de estupefacientes.

La misma estaría encabezada por el Ayudante Fiscal Ariel Adrián Peña, cuyas funciones dependían de las Fiscalías Antidrogas N° 1 y 2 de Resistencia; y se complementaría con agentes de distintas fuerzas de seguridad y comerciantes de narcóticos, que operarían bajo coordinación de Ariel Peña.

"O trabajan para nosotros o lo detenemos"

Los integrantes de las fuerzas de seguridad, junto con Ariel Peña, en distintos procedimientos judiciales incautarían solo una parte del material estupefaciente, sustrayendo el que no resultaba declarado.

En una segunda etapa, se ubicaría el producto de tales procedimientos en el mercado, a través de revendedores que trabajarían bajo las órdenes de éstos.

En algunos casos, sostuvo el Informante de referencia, los funcionarios incluso forzarían a alguno de los vendedores a que “trabajen” para la organización liderada por Peña, bajo amenaza de ser investigados y/o detenidos por ellos.

Otra modalidad que este informante sostuvo, era que Peña, para abastecerse de estupefacientes, simularía procedimientos recurriendo a uno de sus vendedores para que oficie de comprador de sustancias ilícitas, y se contacte con algún proveedor de drogas ajeno a su organización, para que, cuando estén por concretar la operación, le avisen al auxiliar fiscal Peña y éste, junto a personal policial de alguna Fuerza, efectúen la interceptación y se apoderen del cargamento ilícito.

También destacó que, para transportar la droga sustraída, Peña les colocaría a los estupefacientes rótulos de secuestro para poder similar que fueron incautaciones legales y, así, evitar ser sometido a algún control de ruta por parte de personal de fuerza de seguridad ajeno a su influencia.

El informante puntualizó que la organización por él denunciada, también se abastecería de grandes cantidades de estupefaciente utilizando proveedores directos. Destacó que una persona -no identificada- que viviría en Formosa, proveería a esta organización de grandes cantidades de marihuana, utilizando la zona portuaria ubicada a orillas del Río Bermejo como lugar de intercambio.

Si no hacían lo que Peña ordenaba…

Dijo además que a través de otra persona -de quien no dio más datos y sólo indicó que sería de contextura robusta-, que se desplazaría en un vehículo Ford Ecosport, verde, dominio IGP-807, también llevarían a cabo entregas de material ilícito en un campo sito en la ruta 95, altura km. 1218, de Castelli, el cual sería retirado por el mencionado Peña y/o Benigno Quiroga, entre otros posibles intervinientes.

En cuanto a la modalidad de “narcomenudeo” que realizarían otros miembros de la organización, la persona que declaró como informante indicó que, si no cumplían con la venta de droga que Peña facilitaba, o si bien no le prestaban la colaboración necesaria para eliminar a otros vendedores (eventuales competidores) que no eran parte de su organización, eran amenazados por el mismo con ser investigados y/o detenidos.

El rol de Peña

En cuanto al grado de participación, sostuvo que, preliminarmente, era posible advertir que Ariel Peña ostentaría un rol de liderazgo en aquella organización criminal como jefe, mientras que los restantes revestirían la calidad de integrantes de la misma.

Declaración de Ariel Adrián Peña

Ariel Peña declaró acerca de cómo fue el allanamiento sobre su lugar de residencia habitual, y planteó la nulidad del procedimiento. Ésta última cuestión, a raíz de la fundamentación brindada por su defensa técnica, tramita por vía incidental.

Posteriormente brindó una ampliación de indagatoria en la cual sostuvo, en lo pertinente, su disconformidad acerca del criterio de imputación y excarcelación dado.

Declaró que su situación patrimonial actual no se correspondería con el tenor de la imputación.

Respecto del procedimiento realizado por la división Microtráfico en junio donde fue detenida Cintia Bauzat, aclaró en primer lugar que lo secuestrado cree que era 126 kg. y la causa se inició en la fiscalía N° 1 con una denuncia anónima en la cual surge que fue elevada al Juzgado federal por incompetencia. Aclaró que los ayudantes del fiscal nunca tocan los efectos secuestrados, ya que la policía se hace cargo.

Respecto del procedimiento de Cintia Bouzat, expresó que no fue más bien un allanamiento, sino un “procedimiento de corte” en el que no hace falta su presencia para tal procedimiento.

Solicitó se tenga en cuenta que Bouzat es hija de Pedro Fabián Benítez quien se encuentra detenido en Castelli por una causa en la fiscalía N° 2 por venta de estupefacientes al menudeo. El procedimiento lo realizó con la Policía Federal quien tenía a su disposición marihuana, cocaína y dinero y balanza, esta persona Benítez BICHI, en reiteradas oportunidades fue denunciado por la sociedad de Castelli por venta de estupefacientes y que el mismo operaba bajo el consentimiento del personal de drogas de Castelli.

A partir de ello concluyó que la droga que tenía Bouzat, era de su padre.

En relación a la hipótesis de que trasladaría droga mediante rótulos, explicó que surgió por una venganza de su ex pareja.

Declaró no tener vínculos con los supuestos traficantes que se imputaron.

Reiteró que su tarea no es de investigar sino de realizar allanamientos con orden en mano, la tarea de campo y de investigación es de las diferentes fuerzas de seguridad.

Adicionalmente, afirmó que no tiene contacto con ningún imputado más allá de las cuestiones de sus causas.

En cuanto al procedimiento realizado en Tres Isletas, donde fue aprehendido Aldo Geréz, expresó que no tiene vínculo, que no conoce a González alias Chupachichi ni a Geréz.

En relación a la conversación del 1/10/21 con el número 3644180453 sobre la cual el Dr. Sabadini hace mención a una pieza de un auto, hizo saber que ese número pertenece a Ángel Singapur un chapista que está ubicado en la calle Alberdi esq. Chile en diagonal del club Boca Unida.

Respecto de la pieza explicó que se refería a cambiar unos broches deplástico que trae el frente del auto, la idea era cambiar para que quede más seguro porque se había roto cuando chocó una perdiz en la ruta y rompió todo el faro izquierdo, por lo cual tuvo que cambiar el paragolpes para poder cambiar el faro.

En cuanto a la comunicación con el tal Fernando línea 3644659867, también aclaró que esta persona es primo de sangre, que se llama Fernando Lagesqui, quien se preocupó por su cuñado que lo habían agarrado con estupefacientes, haciendo referencia que su cuñado era una persona de bien, tranquilo, le comentó lo que pasó, le preguntó cómo era el tema y cuánto tiempo iba a quedar preso.

Por ese motivo, le contestó dando a conocer los criterios de fiscalía y que después de la declaración se toma sus 10 días, fija caución real y si no paga se libra oficio al servicio social y después la fiscalía analiza la posibilidad si le cambia la caución. Reconoció que le dijo que me vea porque la línea estaba intervenida y porque además estaba de vacaciones.

Posteriormente, señaló que le solicitó que sondee como fue el tema, dónde y quién hizo la supuesta compra, lo cual obedeció a que anteriormente había llevado personas a su oficina manifestado sobre causas armadas, como por ejemplo la causa de Martínez Josué.

Respecto a la comunicación en los primeros días de enero del 2022 con el abonado 3644354787, hizo saber que corresponde a Marcelo Sunchu, que es su amigo de hace 25 años y respecto a los 6 ó 7 afirmó que se refiere a dinero que le había pedido prestado. Además, brindó explicaciones acerca del estupefaciente secuestrado en su oficina que habrían sido remitidos por Obregón, entre otras cuestiones a las cuales me remito por razones de celeridad.

Doná desde $300

Apoyá a infoqom.com.ar

Ayudanos a seguir con nuestra labor independiente
Doná desde $300
Sidebar

insssep

miguitas de pan

Lo más visto en los últimos...

Membranas Ayser
Club de Regatas Resistencia
Renovadas Instalaciones
 
Esteban Galeano