Una ninfómana intentó someter sexualmente a un hombre: “Pelado no te vas sin ...”

Una ninfómana intentó someter sexualmente a un hombre: “Pelado no te vas sin ...”

Sociedad
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Medio Grande Más grande
  • Defecto Helvetica Segoe Georgia Times
anuncio

La tarde del domingo en el edificio de calle Alvear, fue interrumpida por fuertes gritos que se prolongaron por varios minutos, cuando una mujer completamente desnuda trataba de impedir la partida de un hombre, al punto que bajó por la escalera hasta el lobby, tratando que el “pela” no se vaya sin antes, tener relaciones sexuales.

El hecho de película, empezó con un timbre en el departamento del vecino de una fogosa y obsesionada mujer, el “prófugo”, pidió ayuda para que le permitan salir del edificio, ya que la puerta de ingreso tenía llave y se lo notaba “perturbado, como desencajado”, aseguró nuestra fuente.

Mientras le explicaba que “una mina lo perseguía y no lo dejaba salir”, en el pasillo estaba la ninfómana escuchando el relato sin que los hombres se percatasen de ello, completamente desnuda y descalza.

El frío no pudo apagar la pasión de la mujer, dispuesta a todo, aún descalza soportaba la baja temperatura.

Luego, “el prófugo” y el vecino “salvavida” bajaron por el ascensor y cuando abrieron la puerta, ¡zas!, aparece ella, que había bajado la escalera, siempre desnuda, no le importaba el frío ni la vergüenza, ella tenía la idea fija y “el pelado”, no se podía ir sin cumplir sus deseos sexuales, evidentemente “impostergables”, la cosa era “ahora, ya y acá mismo".

Ella, siempre sin bombacha ni corpiño, discutía fuertemente con él, en la puerta que da a la calle, el hombre pedía al vecino “auxilio” y que se haga cargo de su moto, porque ella le retuvo la llave.

Otro morador del edificio ingresaba, frotándose los ojos, no podía creer esa imagen de escultura griega.

“El tipo se quería ir, dejó la moto, solo se quería ir. Y se fue, dejó la moto...Ella seguía en bolas”.

Asegura nuestra fuente que no ha exagerado nada y que el último grito de ella fue: "Pela, si querés ir andate, pero no te vas sin ponerla".

Finalmente, el “Pela” se fue y en el consorcio del edificio de calle Alvear siguen discutiendo si, a partir de este incidente, evitan colocar llave a la puerta de ingreso al edificio.

Sidebar

Lo más visto en los últimos...